+58 (243) 246.42.15 | (424) 356.59.09info@abakusit.com

Lo que nos enseñó el Iphone en 10 años.

Lo-que-nos-enseñó-el-Iphone-en-10-años.
La democratización de la tecnología

Hasta el año 2007 pocos eran los que veían en los teléfonos móviles algo más que unos dispositivos para llamar, enviar mensajes de texto y jugar a algún rudimentario juego. La llegada del iPhone normalizó el concepto de smartphone.

Los teléfonos inteligentes han posibilitado el acceso a una infinita capacidad de información en nuestro bolsillo. Han modificado por completo nuestros hábitos y forma de vida convirtiéndonos en consumidores mucho más exigentes.

Impulsado por el éxito del iPhone, el smartphone ha conseguido que los marketeros sean mucho más responsables con sus acciones. Ahora la planificación de las estrategias cuenta con una lenta mucho más empírica y holística ya que los datos controlan la gran cantidad de las decisiones que tomamos.

Los datos son el producto

El iPhone nos situó ante la idea de que los datos tienen un valor fundamental por sí mismos. Actualmente los smartphones representan la mayor parte del porcentaje del tiempo que destinamos al consumo de internet, donde el iPhone se posiciona como una inagotable fuente de datos sobre sus usuarios.

Si quiere embajadores de marca represente algo

Apple puede ser definido en una frase: la gente no lo compra por lo que hace. Lo compra por qué lo hace. El iPhone ha demostrado que, respaldado por un gran producto, el propósito de una marca puede llegar a ser contagioso.

Un ecosistema único

La marca y el producto son los principales contribuyentes, pero el ecosistema creado por Apple resulta de vital importancia. la compañía dirigida por Tim Cook ha conseguido transformar sus consumidores en auténticos fans.

Y en este camino el iPhone fue la primera piedra sobre la que se asienta este ecosistema que hace que sus seguidores perdonen aspectos tan irritantes como la duración de su batería o los largos plazos de entrega.

Romper con el mercado

Steve Jobs siempre será recordado como una fuerza disruptiva. Su influencia sigue presente en el I+D de Apple.

El iPhone desafió los principios que hasta ese momento aceptaba una industria que necesitaba un cambio. Una audacia que debe ser aprendida por los especialistas en marketing.

Inconformismo

Si comparamos el primer iPhone con el X podemos comprobar la evolución que ha experimentado. Lograr la perfección no es la ambición última. Se trata de mejorar puesto que, en la búsqueda de la tan ansiada perfección es cuando descubrimos que es un objetivo en movimiento.

Partiendo de estas palabras los marketeros, ante el avance de las nuevas tecnologías y la digitalización, deberían tener más claro que nunca que la prueba y el error es el camino a seguir.

La normalización de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial se presenta como la próxima gran meta y Apple necesita demostrar que también marcará la diferencia en este terreno. Existen multitud de aplicaciones basadas en esta tecnología que pueden contribuir al marketing.

Quizás las más interesantes pasan por las tecnologías de reconocimiento facial para medir y monetizar las reacciones de los consumidores. Y Apple ya ha puesto el ojo sobre esta tendencia.

El precio de la percepción

El alto precio del iPhone alimenta de manera muy efectiva la narrativa de la marca (seguridad, exclusividad y últimas tecnologías) que hemos expuesto en estas líneas.

Deje que el producto se vea

Toda la estrategia de Apple se centra en el producto. Todas sus campañas de marketing y productividad dejan que sea el iPhone el que demuestre qué es capaz de hacer: proporcionar una experiencia superior.

La experiencia del usuario lo es todo